Nuevo planeta en el vecindario

A veces, lo más importante es lo que más cerca tenemos: como el nuevo planeta llamado Próxima b. Podría ser el próximo “hogar” del ser humano…

Recreación de la superficie del nuevo planeta Próxima b
Recreación de la superficie del nuevo planeta Próxima b orbitando en torno a la estrella enana roja Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar. La estrella doble Alfa Centauri AB también aparece en la imagen.

Estaba ahí, cerca de la estrella más cercana a la Tierra (sin contar con el Sol). Orbitando a su alrededor nos esperaba un nuevo planeta con unas características realmente interesantes: tiene una temperatura adecuada para que exista agua líquida en su superficie. Es lo que se deduce de su posición, ya que está dentro de la zona habitable alrededor de la estrella Próxima Centauri. Concretamente, está a unos 7 millones de kilómetros del citado astro. Es Próxima b.

Después de años de investigaciones, dos informes independientes analizan la habitabilidad de Próxima b y cómo es su clima. Y en ambos no descartan que pueda existir agua líquida en el nuevo planeta. Si es así, estaría presente sobre la superficie del planeta sólo en las regiones más soleadas. Todo indica que Próxima b no tiene estaciones.

Alpha Centauri AB y Proxima Centauri
Imagen del cielo con la brillante estrella Alfa Centauri AB y la enana roja, mucho más débil, Proxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar. El halo azul alrededor de Alfa Centauri AB es resultado del proceso fotográfico: la estrella tiene en realidad un color amarillo pálido, como el Sol

Cómo se detectó el nuevo planeta

Se encuentra en la constelación de Centaurus y es demasiado débil para ser visible a simple vista. Está a poco más de cuatro años luz del Sistema Solar.

A veces, Próxima Centaurus se acerca al Sistema Solar a unos 5 kilómetros por hora (velocidad que alcanza un ser humano caminando). Otras veces se aleja, pero a la misma velocidad.

Este patrón de acercarse y alejarse se repite cada 11,2 días, lo que ya daba indicios de la presencia de un planeta con una masa de al menos 1,3 veces la de la Tierra.

«Las primeros pistas de la existencia de un posible planeta los vimos en 2013, pero la detección no era convincente. Desde entonces, hemos trabajado duro para conseguir nuevas observaciones», explica Guillem Anglada, investigador de la Universidad de Queen Mary (Londres) y director del proyecto.

órbita del nuevo planeta alrededor de Próxima Centauri
El gráfico compara la órbita del nuevo planeta alrededor de Próxima Centauri con la misma región del Sistema Solar. Próxima Centauri es más pequeña y fría que el Sol y el planeta orbita mucho más cerca de su estrella que Mercurio. Por lo tanto, está dentro de la zona habitable, donde puede existir agua líquida en la superficie del planeta.

Ha sido este año, durante la primera mitad de 2016, cuando se estudió atentamente con el telescopio de 3,6 metros situado en La Silla, Chile. Los datos se fueron comprobando en tiempo real por otros telescopios repartidos por todo el mundo, España incluida.

Así, varios centros españoles de observación astronómica jugaron un papel muy importante en el descubrimiento. Ente mediados de enero y abril se fueron compartiendo datos entre Pedro J. Amado, Zaira M. Berdiñas, María J. López-González, Nicolás Morales, José L. Ortiz, Eloy Rodríguez, Cristina Rodríguez-López (Instituto de Astrofísica de Andalucía – CSIC, Granada). También Ignacio de la Cueva (Astroimagen, Ibiza).

Todos ellos codo con codo con sus colegas de Reino Unido, Polonia, Alemania, Israel, Francia, EE.UU…

Y como resultado, el trabajo publicado el 25 de agosto en Nature titulado “A terrestrial planet candidate in a temperate orbit around Proxima Centauri”.

telescope La Silla Observatory Chile. Proxima Centauri y Alpha Centauri AB
Se combinan imágenes de: vista del cielos del hemisferio sur, sobre el telescopio de 3,6 metros del Observatorio La Silla, Chile con las fotos de las estrellas Próxima Centauri (abajo a la derecha) y la estrella doble Alfa Centauri AB (abajo a la izquierda). Fotos de la NASA/ESA Hubble.

Próximos objetivos

Ahora, el siguiente paso es buscar vida. Nada menos. Para ello se utilizarán, entre otros, los telescopios gigantes de próxima generación, como el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT). Ya os descubrimos en el Blog de Tallerator. Comenzará a levantarse en 2017 en el Cerro Armazones, un pico chileno de 3.000 metros.

¿Será este gigante de la ingeniería el que nos de la gran noticia de encontrar vida en el nuevo planeta?

Recreación del planeta Próxima b orbitando con Proxima Centauri
Recreación que muestra al planeta Próxima b orbitando con la enana roja Proxima Centauri. La estrella doble Alpha Centauri AB también aparece en la imagen, entre el planeta y Proxima Centauri