Titanic: La Última Noche

La noche es fría, muy fría. Todo está en aparente calma a 640 kilómetros de la costa de Terranova. El Titanic, el mejor barco del momento, atraviesa majestuoso el Atlántico con más de 2.000 personas a bordo. Es la noche del 14 al 15 de abril y la Historia está a punto de cambiar para siempre…

 

Titanic: Cartel promocional del primer (y último) viaje del gran barco.
Cartel promocional del primer (y último) viaje del gran barco.

Hace 104 años, se iniciaba un viaje fascinante a bordo de una nave increíble, inédita hasta el momento: un barco con lo último en tecnología y comodidades. El RMS Titanic, con 9 cubiertas, 46.000 toneladas, 269,06 m de largo (eslora) y 28,19 metros de ancho (manga) era “algo” nunca antes diseñado y fabricado por la historia industrial. Un hito de la capacidad de la ciencia y la técnica. El barco “insumergible” más lujos y seguro del Mundo… 10.000.000 de dólares invertidos para que todas estas afirmaciones rotundas acabaran a 4 kilómetros de profundidad.

En sus 840 camarotes divididos en tres clases, las miles de personas que viajaban del puerto británico de Southampton a Nueva York sumaban una fortuna de más de 500 millones de dólares. Nadie sospechaba que serían protagonistas de uno de los desastres históricos más celebres.

Titanic y trabajadores

Son las 22.30h del 14 de abril de 1914. Es una noche larga en el comedor principal del barco, así como en las distintas salas de juego y ocio. Unos 1.350 pasajeros disfrutan, junto con el capitán Edward Smith, de una cena de gala especial llena de risas, buena comida, música en directo… En cubierta, los responsables de hacer guardia pasan un frío terrible comprobando que todo vaya bien… Sin embargo, una primera señal, un curioso detalle, parece presagiar que la jornada no terminaría para miles de personas: los controles de visibilidad se tuvieron que hacer sin contar con los prismáticos que, sin explicación alguna, habían desaparecido.

RMS Titanic.
RMS Titanic.

A las 23.40h, el Titanic se desplaza a una velocidad de 21 nudos (aunque para la realización de este reportaje hemos encontrado cifras de hasta 22,5 nudos), superior a la necesaria para la zona que atravesaban, en donde el hielo campaba a sus anchas. Pero se quiso forzar la maquinaria para “disfrutar” de lo que la tecnología era capaz de alcanzar. Es en ese momento en el que una gran masa de hielo aparece, de repente, “acercándose” al barco como un terrible fantasma. Una mole de agua congelada, un iceberg, que como sabemos, solo “asoman” un 10 por ciento de toda su masa.

La velocidad y la proximidad al bloque de hielo son insalvables. Se intenta corregir el rumbo, virando violentamente rumbo al sur. Esta decisión hizo que el iceberg desgarrase al Titanic por estribor inundando seis compartimentos. Era el peor tipo de “coche” que podía tener. La vida del barco estaba sentenciada. Y la de 1.500 almas que murieron tras la fatídica colisión.

RMS Titanic. Fotograma de la película Titanic de James Cameron
Fotograma de la película Titanic de James Cameron

La zona de máquinas y otros compartimentos de la parte baja se van inundando a lo largo de dos horas, mientras que los pasajeros no toman consciencia de la gravedad del asunto. A las 2.15h empiezan a suceder los hechos más “aparatosos” y graves. A esta hora se calcula que cae a plomo la primera chimenea. Comienza acelerarse el hundimiento, punto en el que el pánico comienza a extenderse entre tripulación y pasajeros.

La tragedia avanza inexorable y dramáticamente: el Titanic solo lleva 20 botes salvavidas cuando debía transportar hasta 64, por lo que solo cubrían la seguridad del 31 por ciento de los que iban en el barco. Por si fuera poco, hubo muchas negligencias también a la hora de llenar esos botes, porque muchos de ellos se alejaron casi vacíos…

Escaleras del Titanic
Los gritos se intercalan aún con la música de Wallace Hartley y su banda, que no dejó de tocar, pues su misión era la de tranquilizar a los comensales. Cuando estos se fueron a cubierta, los ocho músicos les acompañaron para seguir interpretando las partituras en una de las muchas mini-historias que pasarían a formar parte de la mitología del Titanic.

Los telegrafistas tampoco dejaron su misión: Harold Bride y Jack Phillips no se enteraron del impacto hasta que el capitán les informó en persona para que mandasen los mensajes de socorro. Los jóvenes hicieron todo lo posible por ponerse en contacto con cualquier barco que estuviese cerca. Es entonces cuando se utiliza por primera vez una nueva señal aprobada recientemente: el S.O.S.

El telégrafo no dejaba de mandar sus gritos eléctricos de ayuda. Incluso cuando el suministro empezaba a fallar, no abandonaron sus puestos, salvo para buscar los chalecos salvavidas. Bride sobrevivió al desastre, y a lo largo de su vida no dejó de expresar su admiración por su compañero de 25 años.

El viaje macabro del Titanic bajo el mar

A partir de las 2.18h comienza a resquebrajarse el Titanic. Proa y popa no soportan más la tensión acumulada por ambos bloques del barco, y apenas un minuto después la proa se separa. La popa no llega a ponerse vertical del todo, algo que sí sucede en la célebre película de James Cameron. Incluso está a punto de nivelarse con el mar, pero vuelve a inclinarse por la entrada de agua en su extremo inferior. Es el principio del fin. El barco comienza un tremebundo viaje submarino hasta tocar el fondo del mar.

Titanic zarpando

El Titanic, el “barco insumergible” más avanzado del momento, desciende ya convertido en dos naves independientes en busca de sus respectivas tumbas.

La proa impacta con el lecho marino a 30 nudos y con un ángulo de 20º, y la popa llega a su “destino” de forma más violenta, algo que se ha comprobado por el estado en que quedaron sus restos.

Durante los minutos antes a este macabro trayecto, Charles Lightoller, segundo oficial, intenta organizar los botes a la vez que se esfuerza por calmar a los pasajeros. Su trabajo es uno de los más recordados por su gran dedicación justo en aquellos momentos, aconsejando a las madres cómo podían ir más cómodas en los botes y cómo cubrirse para preservar la vida de sus bebés. Aunque le ordenaron que abandonase el barco, Charles siguió organizando como pudo aquel desastre hasta que fue consciente de que ya no podía hacer más. Fue el oficial más veterano que sobrevivió.

Proa y popa del Titanic descansan a 600 metros de distancia la una de la otra, y a 4.000 metros de profundidad. Habitante del Atlántico que, 104 años después de su hundimiento. Protagonista mecánico de un suceso que, eso sí, tiene muchísimos “seguidores” e investigadores. Porque la historia del Titanic también fascina. Tiene algo que atrapa, emociona y, además, tiene muchas otras pequeñas historias e incluso leyendas y misterios girando alrededor del barco más famoso…

Parte delantera del Titanic en el fondo del mar
Una imagen icónica y evocadora…

4 pensamientos en “Titanic: La Última Noche”

  1. Buenas tardes.Buena tu entrada, sólo un par de precisiones.Nunca se habló del Titanic como “insumergible”, al menos no antes de su hundimiento. Se suele creer que fue un comentario jactancioso de su dueño, pero esto fue desmentido. Posterior al hundimiento un periodista comentó que se creía que el Titanic era insumergible y ahí nace la leyenda de una maldición. Jack Phillips fue uno de los principales responsables de la tragedia al no tomar debida atención de las alertas de Iceberg que recibió de otros barcos, desestimandolas. Murió cumpliendo con su deber, lo cuál no es mucho pedir debido a su irresponsabilidad. Saludos.

    1. Vaya que interesante, también leí que sucedieron muchas negligencias, en primer lugar los remaches eran de hierro (que soportaban una presión de 3K kilos cuando la presión que ejerció el iceberg fue de 6K kilos), y no de acero como deberían haber sido, los prismáticos estaban en un armario cerrado que no dió tiempo a abrir, el timón se movió al lado contrario del ordenado por el capitán debido a la inexperiencia del timonel, los botes salvavidas… Vamos que si pasaba algo estaban perdidos.

      1. Efectivamente, investigaciones de hace algunas décadas desvelaron la mala calidad de muchos de los materiales utilizados, de los remaches… Las negligencias fueron muchas: desde la construcción a la actuación de algunos oficiales hasta el último momento.
        Un abrazo

    2. Efectivamente, la prensa casi siempre juega un papel que luego se confunde con la Historia. Nos alegra que le guste la entrada, para la cual hemos investigado en varias fuentes (ninguna de internet), y que aún así da para muchos análisis, anécdotas, historias e incluso otros datos.
      Espero que le gusten los próximos reportajes y gracias por sus apuntes.

Los comentarios están cerrados.