La NASA llegó a Marte en los años 60

¡Bienvenidos a Marte! Lo hemos logrado utilizando una serie de proyectos que la NASA propuso en los años 60 para alcanzar este objetivo. Aquí están algunas de las curiosas naves e ingenios que, eso sí, en la vida real quedaron en el olvido.

Ninguna de las propuestas que vamos a ver en este reportaje que hemos realizado gracias a la colaboración de The Mars Society España, llegó a buen puerto. Las naves, sondas y satélites mostradas en estas singulares ilustraciones “retro” jamás se hicieron realidad. Pero de todo se aprende, y también nos encanta utilizar la imaginación…

El gran empeño que puso la NASA por aprovechar el éxito de las misiones Apolo se tradujo en un nuevo y fascinante objetivo: el planeta Marte. Y así sus ingenieros desarrollaron varios conceptos, algunos de ellos basados en la tecnología Apolo, y otros partiendo de cero. Muchos de los ilustradores tuvieron que hacer horas extras para plasmar las ideas en dibujos y planos, ya que el tiempo era fundamental. A esto hay que sumar las excesivas complicaciones técnicas y los altos costes que suponía desarrollar este tipo de proyectos. Por ello, al final las ideas y los documentos quedaron archivados como lo que pudo ser un grandísimo paso en la exploración espacial.

Hemos seleccionado algunas de las propuestas más llamativas, como esta nave proyectada en 1964 (Figura 1): gracias al corte transversal se puede ver el interior y su tripulación. En el centro de la estructura se incluyó el módulo de reentrada para el posterior regreso de sus “viajeros” a la Tierra.

nave para ir a Marte diseñada en los 60 por la Nasa
Figura 1
nave para ir a Marte diseñada en los 60 por la Nasa
Figura 2

De mayor tamaño era la “Mars Excursion Module” (Figura 2), pues es un módulo que se integraba en una nave de 85 Tm, de las cuales sólo casi 70 pertenecían al sistema de propulsión.

Una vez en Marte, quedarse.

nave para ir a Marte diseñada en los 60 por la Nasa
Figura 3

No solo se proponían naves. También se pretendía que algunas de ellas hasta pudieran ensamblarse. Es el caso de un prototipo de 1969 (Figura 3), pensado para ensamblar dos naves en ruta al Planeta Rojo, y hacerlas rotar para generar gravedad artificial en un viaje de 21 meses.

Parece de peli de Ciencia-Ficción, ¿verdad? Pues esperen, porque ya en 1970, la agencia espacial se planteó crear bases en Marte para estancias prolongadas. Para tal proeza (que como sabemos aún no se ha logrado alcanzar), se propuso el módulo de descenso “Mars Excursion Module”, en cuyo interior había una zona habitable desarrollada originalmente para la órbita terrestre. Dormitorios, enfermería, laboratorio y un centro de control y comunicaciones estaban previstos en esta curiosa base marciana. Sería solo el comienzo, pues según explicaba la NASA, posteriormente «sería posible establecer una planta de producción de combustible para su uso en naves logísticas entre Marte y su órbita. Incluso sería posible extraer de minerales el oxígeno necesario para el soporte vital». Ahí queda…

Con el actual “Mars Science Laboratory”, el famoso Curiosity, deambulando por Marte, resulta también curioso rescatar estas ideas que, quién sabe, con más tiempo y dinero podrían haber sido las verdaderas protagonistas de un documental y no de una peli futurista.

Nota: “The Mars Society España” ha autorizado al Blog de Tallerator la reproducción de las imágenes y los datos de su artículo. Se prohíbe la reproducción total o parcial de este reportaje sin autorización expresa.
Nuestro agradecimiento:
Marte-mars-society-logo