los airbags

Los peligros de los airbags: mucho ojo con los niños y los cinturones

los airbags
Los coches equipan cada vez mayor número de airbags

Los airbags ya están totalmente implantados en los nuevos modelos. Un elemento de seguridad que, sin embargo, fue polémico en sus inicios. Algunas noticias procedentes de EE.UU. aseguraban que en algunos accidentes, estas innovadoras bolsas de aire se desplegaban con extrema violencia. Y eran causantes de graves heridas o incluso el fallecimiento de algún conductor.

Es lógico decir que la tecnología ha avanzado enormemente. Y el airbag es un elemento que ya no sólo se instala en el volante y lado del acompañante. Laterales, de cuello, traseros, de techo… Parece que ahora los coches están “recubiertas” de bolsas de aire. Pero que sean muy efectivas para salvar vidas en caso de choque, no quita que impliquen ciertos riesgos. Y pueden causar lesiones muy graves en caso de no utilizarse correctamente.

Niños y los airbags

Uno de los aspectos más importantes es la “interacción” entre los más pequeños y los airbags. Según datos de 1998 del NSC estadounidense, un centenar de niños murieron por culpa de este elemento de seguridad. Estas muertes se debieron a tres causas principales a las cuales debemos prestar la máxima atención. Que los niños viajaban en el asiento delantero. Que iban indebidamente sujetos por los cinturones de seguridad. O directamente no llevarlo abrochado.

los airbags
Mucho cuidado con llevar a los niños delante

Y es que es un error hacer que los bebés y niños viajen “con nosotros” en el asiento delantero, cuyo airbag está preparado única y exclusivamente para salvaguardar la integridad del adulto acompañante. Por ello, hay que tener muy claro que las bolsas de aire se vuelven mortales en niños o bebés que estén en asientos para niños orientados hacia atrás y hacia adelante. En jóvenes que no lleven el cinturón completamente abrochado (cintura y hombro). Así como para cualquier niño que esté por debajo del límite de peso para el asiento delantero y sin cinturón de un asiento elevado. Que suele ser alrededor de 12 años.

Por lo tanto, el lugar más seguro para un niño en un vehículo es el asiento trasero, sujeto a un asiento de seguridad adecuado a su peso y edad. Y en caso de ser algo mayores, con el cinturón correctamente puesto. En estos casos, los conocidos como los airbags de cortina (laterales) son completamente seguros.

Ocupantes y los airbags

A la hora de viajar, y para que todo dispositivo cumpla su función y no ocasione daños físicos, los ocupantes deben sentarse debidamente y abrocharse el cinturón de seguridad. Si no es así, en caso de choque, los airbags pueden suponer un arma muy peligrosa. El dispositivo está diseñado para amortiguar los efectos de un accidente hasta determinada velocidad.

Hay que advertir también del peligro del airbag si el conductor y pasajero se encuentran demasiado cerca del panel de control o salpicadero. Hay que determinar la distancia correcta para tener todo a mano (volante, botones, pedales…). Sin estar muy cerca del frontal. Para el acompañante, es recomendable echar el asiento lo más hacia atrás posible, sin molestar a los ocupantes de las plazas traseras. En estas posiciones, estaremos seguros del correcto despliegue del airbag en caso de choque.

Los airbags son seguros, pero…

Las bolsas de aire funcionan gracias a sensores que hacen desplegar los dispositivos de seguridad cuando un vehículo se ralentiza o detiene muy bruscamente. Los sensores envían una carga eléctrica que provocar una reacción química. Que da lugar a la inflación de la bolsa de aire con gas nitrógeno. El aire lo toman a través de rejillas de ventilación situadas en la parte posterior del airbag.

A pesar de las indudables vidas que salvan, en ocasiones los propios fabricantes han detectado irregularidades en su montaje y funcionamiento. Se dan casos de ocupantes lesionados por los airbags tras una colisión leve. Por el contrario, también hay algunos fallos detectados en su despliegue, no llevándose acabo correctamente sobretodo en choques ya de cierta importancia.

En la mayoría de estos casos, la marca hace un llamamiento a revisión de los modelos para comprobar que todo está en orden. O por el contrario hay que hacer cambios o volver a montar el dispositivo. La firma se pone en contacto directamente con el usuario del coche. Y no tiene ningún coste para él cualquier revisión o cambio.

Teniendo en cuanta las normas que debemos seguir con los niños y con nuestra correcta posición al volante, los airbags son un elemento que nos salvará la vida en caso de impactos de determinadas magnitudes.

Isaac Campos

Periodista y editor. Jefe de Prensa en Tallerator. Redactor de TV, radio y prensa.

Una respuesta a “Los peligros de los airbags: mucho ojo con los niños y los cinturones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.