Duelo de bailes: Ballet vs Breakdance en Florencia

La belleza de dos cuerpos danzando. Aunque los bailes sean, en principio, muy distintos. La luz se derrama tímidamente. Es una estación abandonada donde ballet y breakdance se encuentran. Y los protagonistas terminan casi desnudos ante la belleza del baile.

Son movimientos hipnóticos. Arte con el propio cuerpo. Giros, saltos. Y por qué no: pizcas de insolencia para retar al contrario. Es un encuentro de bailes único. Y espectacular. Sugerente.

Es una coreografía distinta que “enfrenta” dos estilos de moverse en un escenario. Los lectores de Blog Tallerator sois testigos de excepción. Estamos en Florencia. Concretamente, en la Stazione Leopolda. Es un almacén de ladrillos que ya no se utiliza, abandonado en una estación de tren de la bellísima ciudad italiana.

duelo de bailes

Vemos a Virginia Tomarchio. La bailarina domina movimientos denominados déboulé o relevé. Puro clasicismo. Pero se las tendrá “que ver” con Lil-G, del Red Bull All Stars y sus movimientos de robot, “drops” y otras acciones.

Ahora, comienza el espectáculo. Es algo casi íntimo. Un duelo de estilos. Ambos se provocan. La luz traspasa tímidamente los cristales mientras la música clásica inunda el lugar. Baña los movimientos creados por el coreógrafo Kris. Un duelo de bailes en un escenario muy poco conocido.

duelo de bailes

De los bailes a la casi desnudez

duelo de bailes

Se abre una puerta. Tomarchio se aproxima al él con gesto de cierta superioridad. De reto. A su vez, Lil-G se burla de sus inusuales movimientos iniciales. Como si fuese un pingüino. Pero después de la indiferencia inicial, cada nuevo paso entrelaza más a los bailarines.
Música clásica como telón de fondo. Movimientos de ballet y breakdance tienen lugar a la vez. Y se van complementando.

El duelo de bailes les hace entrelazarse cada vez mejor. Porque el concepto que se quiere transmitir es sencillo: “desnudos somos todos iguales”. Y así, los dos bailarines se van desnudando y terminan escasamente vestidos.

Al final, un clip de cuatro minutos llamando Just Like You. Una oda visual al arte corporal hecho movimiento. En definitiva, un duelo de bailes donde gana el arte.

duelo de bailes