coches-raros

Coches raros: Top 5 de los Citroën más curiosos de su historia

Citroën es considerada por muchos aficionados como la marca automovilística más innovadora y arriesgada. Tanto en diseño como en  tecnología si hablamos de coches de serie asequibles. A la memoria nos viene sus pioneros desarrollos en suspensiones. Modelos como el “Tiburón”, el Traction Avant, la furgoneta serie H o el BX. Sin contar, por supuesto, con el que es su mayor leyenda y todo un icono en todos los sentidos: el 2CV. ¿Coches raros? Esperen…

La marca francesa genera pasiones y reticencias a partes iguales, sin dejar indiferentes en la mayoría de las ocasiones. Hay concentraciones de modelos Citroën muy curiosas. Pero siempre hay una historia aún más alucinante que merece ser desvelada. Siempre hay recovecos en los que indagar y descubrir modelos que van más allá de lo desconocido.

Y aquí están. Un quinteto de coches raros, de máquinas insólitas, curiosas y originales que sorprenderán hasta al más experto aficionado.

Por ello, Aquí va un repaso de los coches raros de Citroën más interesantes de la historia. ¡helicóptero incluido!

Top 5 Coches raros Citroen

5 El autobús Citroën

coches raros Citroen
El Citroën que podía llevar a 28 pasajeros, el U-23

Desde finales de los locos años 20 y hasta los años (también locos) años 60, Citroën fabricó autocares que se incorporaron a las más de 150 líneas que la propia marca contaba en su propia sociedad de transportes creada en 1931. Uno de éstos “coches largos” fue el Autocar Citroën U23 que vemos en la imagen. Carrozado por Besset en 1947, tenía la base del Citroën U23 y el motor del Traction Avant de 11 CV. Tenía capacidad para 20 pasajeros sentados y 8 de pie.

4 Arando con Citroën

En la Segunda Guerra Mundial, Citroën desarrolló el Type J, un tractor de 7CV y cuatro ruedas motrices diseñado en el centro de pruebas de La Ferté Vidame. Antes de este modelo, la marca ya había producido pequeños tractores agrícolas derivados del Type A, el primer automóvil Citroën fabricado en serie.  Uno de e estos tractores lo hemos rescatado en esta imagen.

coches raros Citroen
Uno de los Citroën tractores. Foto: Ronan Gon

Además, la marca desarrolló vehículos militares (¡que incluso llegaron a competir!) que se movían con un sistema de semi-orugas, conocidos por Citroën Kegresse (combatieron en la artillería francesa en 1940). Coches raros, pero útiles y versátiles.

3 El monoplaza con el cambio de un GS

coches raros Citroen
Un Citroën para solo una persona…¡y rodar a 200 por hora. El MEP X27

En 1965, Maurice Emile Pezous, un concesionario situado en Albi (Francia) planteó un modelo de competición para circuitos: el MEP X1. Su desarrollo dio origen al monoplaza MEP X27. De él se construyeron alrededor de 80 unidades. Con 392 Kg y un conjunto motor/caja de velocidades del GS convenientemente adaptado, este bólido de Citroën alcanzaba los 200 Km/h. Y pudo verse compitiendo en circuitos hasta 1975.

2 Las aspas que hicieron volar a Citroën

coches raros Citroen
Listo para el despegue. El helicóptero Citroën RE 210

Ahora no vamos a hablar de coches raros. Porque ¿para qué quedarse en tierra siendo una marca tan inquieta? La respuesta viene del insólito Citroën RE 210. No lleva ruedas. Y evidentemente, nunca circuló… ¡Voló!

Este helicóptero solo podía albergar a dos personas biplaza. Y su primer vuelo tuvo lugar en 1975. En la actualidad se encuentra en perfecto estado en el Conservatoire Citroën (Francia).

1 Un ovni de Citroën

coches raros Citroen
El Evo-Mobil ya forma parte de la historia de coches raros de la marca francesa

Ahora, nos salimos de los coches raros Citroën que se llegaron a desarrollar más o menos en serie, los que de alguna forma sí se utilizaron para uno u otro fin. Y terminamos este TOP 5 de coches raros aportando un modelo más moderno. Tanto que parece una nave espacial. Sin embargo, solo es un estudio de diseño, un concept car salido de la mente (y las manos) de Ora-ito. Era un colaborador de Citroën. Es el “Evo-Mobil”. Que no sólo sorprende su diseño de película de Ciencia-Ficción. También la posibilidad de funcionar como un gigante “pen-drive” del motor, pues a él se le podrían conectar más coches.

En definitiva, maravillosa locura…

Isaac Campos

Periodista y editor. Jefe de Prensa en Tallerator. Redactor de TV, radio y prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.