El CD nació antes de lo que te imaginas

La música con el CD, el Compact Disc, prometía deshacerse de los inconvenientes de los vinilos. La tecnología láser llegó, y en general nuestro primer CD de música lo conseguimos a principios de los 90. Pero en España ya se había presentado mucho antes…

Bienvenidos a RetroTecno, la nueva sección del Blog de Tallerator, el buscador de talleres. Un espacio reservado para combinar recuerdos y tecnología. Tiramos de hemeroteca propia para, además de descubrir el origen de muchos de los “artefactos” actuales y futuros, también descubrir algunas apuestas que quedaron en el olvido o curiosidades de aparatos que ya forman parte de nuestro día a día.

Y uno de esos objetos es el Compact Disc, el formato digital de grabación y reproducción de música que sustituía a los enormes y delicados vinilos. La tecnología láser parecía la saque nos daba, por fin, la calidad que buscábamos los melómanos, y desde principios de los 90 la apuesta por el CD fue creciendo exponencialmente. Las tiendas acogieron relativamente rápido este nuevo producto y las estanterías se llenaron de los nuevos álbumes de nuestros cantantes y grupos favoritos en este formato.

El CD vino de los ochenta

Lo curioso es que, a pesar de la imagen “noventera” del Compact Disc, las marcas Philips y Sony ya tenían los primeros “modelos oficiales” a finales de los 80. Y nosotros, buscando en hemeroteca, hemos dado con el momento exacto que fue presentado en nuestro país.

Así, y sirviendo de ejemplo de cómo será esta sección, vemos en la nota que ilustra este reportaje, perteneciente a nuestro ingente archivo original, que el Compact Disc se presentó en España en la edición de Sonimag 1983.

presentación CD en España
Noticia aparecida en “Muy Interesante”. Núm. 22. Marzo 1983.

Sonimag, por cierto, era la Feria Anual del Sonido y la Imagen de Barcelona. Decimos “era” porque en 2015 se confirmó su cancelación…

El caso es que en aquella edición ochentera se presentó oficialmente el “láser de alta fidelidad” en nuestro país, y «la reproducción del sonido entra en una nueva etapa gracias al láser», empezaba diciendo la noticia de “Muy Interesante”.

La revista, el número 22 de marzo de 1983, destacaba que el CD «consigue eliminar el ruido de fondo de las grabaciones, un nivel de distorsión despreciable (…) así como mantener por tiempo indefinido la calidad original del sonido».

Aseveraciones que, ahora, vemos un tanto arriesgadas, pues la vuelta del vinilo es un hecho, así como algo que pocos saben: se ha comprobado en numerosas pruebas que la calidad de sonido del vinilo no ha sido aún superada. Textualmente.

La reseña publicada en la sección de “Noticias” de la revista se completa con una breve explicación de cómo se creaba un Compact Disc y cómo el láser era capaz de leer la información contenida en «un disco de material plástico de doce cm de diámetro».

Una vez implantado el CD, fue una lástima que las discográficas y los discos con anticopia (nos vendieron como formato “CD” oficial un sistema de archivo de audio de menor calidad sin decir ni pío) minasen el mercado. Y así es como el vinilo está reconquistando corazones.

Y así es como, quizá para sorpresa de muchos, hemos despojado al Compact Disc de su imagen noventera (aunque ya se comercializara en los 80).