Elevalunas Toyota: llamada a revisión por avería

elevalunas Toyota

Atentos a los elevalunas Toyota. Desde el 10 de octubre se llama a revisión a 7,4 millones de modelos de todo el Mundo. Se ha detectado un fallo en el sistema eléctrico. Concretamente en el pulsador correspondiente a la ventanilla delantera derecha del conductor.

En el coche averiado, el problema se detecta en el lubricante del botón de elevalunas Toyota, que deja de cumplir rápidamente su función. Así genera un desgaste y carbonilla prematuros. Esto puede traducirse en el bloqueo de la ventanilla. Y en casos muy extremos, puede provocar humo y hasta un pequeño incendio. Sin embargo, Toyota no tiene constancia de que se haya producido ningún accidente causado por este problema.

Los siguientes modelos se han llamado a revisión en España: 80.497 (Entre paréntesis, número de unidades afectadas):
Yaris (27.737 unidades). Toyota Auris (34.837). Corolla (4.032). RAV4 (13.891) de todas las versiones y motorizaciones, fabricados entre septiembre de 2006 y diciembre de 2008.

Toyota España se está poniendo en contacto con los propietarios de los modelos afectados para darles cita para pasarse por el taller. Allí se procede a la reparación del problema sin ningún coste. Esta acción dura aproximadamente 40 minutos.

En Europa están llamados a revisión 1,39 millones de coches. Las unidades afectadas en todo el Mundo suman 7,4 millones.

También están afectados mercados que se venden los modelos Belta, Camry, Highlander, Ist, Matrix, Ractis, Sequoia, Scion xB/xD, Tundra y Vitz. Nombres exóticos para España, pues aquí no se comercializan.

elevalunas Toyota

RESUMEN DEL FALLO ELEVALUNAS TOYOTA

 

  • Falla el botón de la ventanilla delantera derecha del elevalunas.
  • Estos son los modelos afectados en España: Toyota Yaris, Auris, Corolla y RAV4  fabricados entre septiembre de 2006 y diciembre de 2008.
  • En España afecta a casi 80.500 unidades.
  • En cuanto a la reparación, es gratuita en caso de detectarse el posible fallo.
  • Por último, es muy raro que el fallo llegue a provocar algún tipo de incendio.