No pilles bovarismo esta primavera. El amor es peligroso…

¡Ay la primavera! Llegó el calorcito, las terrazas, la naturaleza despierta… y la sangre se altera en busca de amor.: Nuestro cuerpo reacciona a los cambios estacionales, y en el ámbito del amor más que nunca. Ten cuidado porque puedes pillar bovarismo. Te lo desvelamos…

Celos, desamor, manías, narcisismo, pasión, dolor… En una palabra: ¡Amor! Y si la combinamos con otra, primavera, el cóctel es explosivo. Porque el Mal de Amores es mucho más que una frase hecha: es el resumen perfecto de lo que este sentimiento genera en todos nosotros, en el increíble cuerpo humano.

Hay muchas patologías y problemas que nuestro cuerpo puede padecer por culpa del enamoramiento. Como el bovarismo o Complejo de Bovary. ¿No sabes qué tipo de virus es? ¿Cómo afecta y cuáles son sus síntomas? Toma nota, porque no es baladí si nos quedamos embobados cuando miramos a esa chica o chico que, poco a poco, se ha ido metiendo en nuestro débil corazón.

Aunque hemos utilizado antes la palabra virus, en verdad en el bovarismo no interviene ningún agente microscópico. Hemos cogido esa licencia para referirnos, eso sí, a un síndrome que afecta seriamente a la percepción de la realidad. Y aunque solo esté en la mente, se puede convertir en un problema serio por su tipología esquizoide.

Fotograma película Madame Bbovary

Al final del reportaje os vamos a explicar de dónde viene el nombre de bovarismo, que es algo muy curioso, pero vayamos a lo importante, pues quién sabe si alguno de nuestros distinguidos y pasionales lectores lo está pasando mal ahora mismo a causa de este síndrome.

Sea sincero consigo mismo: esa persona que ama ahora mismo, de la cual está coladito o coladita, puede que no sea, en realidad, como su mente la está percibiendo. Es posible que en el enamoramiento, su cerebro transmita una imagen idílica de la otra persona, un ser perfecto. Lo más maravilloso del planeta… cuando en realidad, todos tenemos defectos e, incluso, características que nos hacen incompatibles con otros. Pero si se tiene bovarismo, nuestra mente ocultará esa información negativa y pondremos en un pedestal no merecido a nuestro compañero o compañera de nuestros desvelos.

En la otra persona proyectamos una serie de falsas cualidades, o bien las exageramos. Esto se hace involuntariamente, es nuestra pasión la que toma las riendas por encima de la lógica, que en la mente queda relegada y se convierte en un síndrome que deberá tratarse. Se genera un importante sentimiento de frustración permanente si, por un lado, la otra persona no nos corresponde (y es lógico, por ser alguien que en realidad no es como la pintamos), y por otro lado, en el momento de conocerla de verdad, desmoronándose las falsas expectativas generadas.

Todo esto dependerá de la personalidad que tengamos: si somos más o menos estables, la frustración, advierten los expertos «puede llegar a ser una sensación insoportable». Peor es si la persona tiene una personalidad con tendencias histéricas e inestables: nos empeñaremos en mantener la imagen idílica y falsa en nuestro amor platónico, sin darnos cuenta de que estamos distorsionando la realidad, y esto es algo muy peligroso. Es el bovarismo en su estado puro…

Madame_Bovary-libroPor qué se llama así este síndrome del amor

¿No os ha sonado el nombre de este síndrome a un personaje literario? Madame Bovary es una de las grandes obras de la novela romántica y del realismo y lo alegórico. La famosa obra escrita por Gustave Flauber entre 1856 y 1857, adaptada también exitosamente al cine, es la de la cual deriva el nombre de este síndrome, uno de los muchos que nos trae el amor y que afloran en primavera como las dichosas alergias…