Había poco CO2 para existir agua en Marte. Pero no cuadra

En el cráter Gale no pudo haber agua líquida. Y el CO2 de la atmósfera del planeta hace miles de millones de años era bajo. Demasiado bajo. Es lo que se acaba de encontrar (y no se esperaba) el Curiosity en su búsqueda de agua en Marte. Algo no cuadra.

Nos llegan noticias del Planeta Rojo. El blog de Tallerator acaba de acceder a la investigación publicada en el último número de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. En el reportaje realizado en colaboración investigadores del CSIC, se asegura que el contenido de CO2 en la atmósfera primitiva de Marte, hace 3.500 millones, era demasiado bajo para que hubiese agua líquida en el Gale y lugares similares.

Con el Curiosity analizando ese cráter, esperaban encontrar una base científica que les hiciese pensar que había agua líquida en Marte. Al menos en ese lugar. Pero no puede ser. En teoría…

Curiosity busca agua en Marte
Ilustración del rover Curiosity de la NASA, que lleva explorando Marte desde 2012 (NASA/JPL-Caltech/MSSS)

Según los científicos, el cráter Gale, en la “niñez” de Marte, sería como un lago glaciar. Estaría rodeado por enormes masas de hielo, que estaría parcial o estacionalmente helado. «El entorno sería similar al Ártico canadiense o a Groenlandia hoy en día». Así lo afirma el investigador Alberto Fairén. Trabaja en el Centro de Astrobiología (mixto del CSIC y el INTA).

Hubo agua en Marte, ¿pero no sufieciente CO2?

Pero algo pasa. La existencia de agua líquida requiere de una temperatura en la superficie proporcionada por un mínimo de CO2 en la atmósfera. Pero este no era el caso de Marte en sus inicios. «Esta contradicción tiene dos posibles soluciones. O bien no hemos desarrollado aún los modelos climáticos que expliquen las condiciones ambientales de Marte al principio de su historia. O bien las secuencias sedimentarias de Gale se formaron en realidad en un clima muy frío. La segunda opción es la más razonable». Explica Fairén.

Sí, aún queda mucho por descubrir, explorar… E incluso entender. Parece que el Planeta Rojo sigue siendo tan misterioso como siempre. Así que seguiremos muy de cerca la búsqueda de agua en Marte a través de los análisis que continúa realizando Curiosity desde 2012, dentro de la misión Mars Science Laboratory de la NASA.

TAMBIÉN TE INTERESA
– El primer marciano se llama Valkyrie
– La NASA llegó a Marte en los años 60