Fiat 500 y Fiat Panda son obras de museo hasta 2019

Fiat 500

Fiat 500 y Fiat Panda: estos dos icónicos modelos pueden verse en la nueva exposición temporal del Triennale Design Museum.

Lo efímero y lo eterno, unidos en Italia. Eternos son los protagonistas sobre ruedas que ha cedido el FCA Heritage de su colección: un Fiat 500 N de 1958 y un Fiat Panda 30 de 1980. Dos iconos que han motorizado al país transalpino durante décadas… y que siguen haciéndolo en la actualidad.

Lo efímero es el Triennale Design Museum, museo “mutante” que, cada año, desde hace una década, cambia su orden y estética. Una original propuesta como los dos modelos automovilísticos que, hasta el 20 de enero de 2019, protagonizan la muestra situada en el Palazzo della Triennale de Milán. Se han seleccionado 180 obras que son los ejemplos más representativos del diseño italiano.

Tallerator, comparador de neumáticos online, ofrece a continuación unas pinceladas de los modelos incorporados a la colección, los .

Fiat 500 N

La unidad pertenece a la primera serie del modelo, producida en agosto de 1958. Y caracterizada por su carrocería azul claro. Lleva las mejoras que Fiat dio a conocer en el Salón del Automóvil de Turín en noviembre de 1957. Más equipamiento, faros y molduras con bordes de aluminio, ventanillas delanteras abatibles… Con motor trasero y cuatro ruedas independientes, la mecánica de dos cilindros se refrigeraba por aire. Era la primera vez que Fiat utilizaba este sistema. Con 15 CV, alcanzaba los 90 km/h y podía adquirirse en su lanzamiento por 490.000 liras.

Fiar 500

Fiat Panda 30

Otra joya urbana sobre ruedas, producido en 1980. También se distingue por el color de la carrocería, en rojo, y pertenece a la primera serie de este modelo, que se llamó internamente como “Diseño 141” hasta su salida al mercado. La primera serie medía 3,38 metros de largo y aunque tenía 3 puertas, podía albergar hasta cinco personas. Con un asiento trasero abatible y desmontable.

Fiat Panda

Cómo no, destacar las líneas de Giorgetto Giugiaro, que ponían la guinda a un chasis versátil y muy polivalente. Tenía motor y tracción delanteros, suspensión independiente en las ruedas delanteras y eje rígido en las ruedas traseras.

Fiat 500 y Fiat Panda en museo